Psicoterapia como proceso

con No hay comentarios

La psicoterapia, una de las tantas alternativas que se nos presentan para aliviar nuestros malestares. ¿Cómo no ilusionarse con encontrar un espacio que nos pueda sostener frente a obstáculos que nos hacen sentir sobrepasadas/os?, suena ideal y nos llena de esperanza. El aproximarse a un proceso psicoterapéutico se siente como un antídoto que nos acercará al bienestar que deseamos con desesperación, sin embargo, esta es una versión romantizada de lo que implica empezar un proceso de sanación, y debemos ser cuidadosos frente a estos pensamientos

Cuando la persona escoge y toma la decisión de acercarse a un trabajo personal, es un momento que puede estar cargado de expectativas, sueños y deseos. En ocasiones, es la primera vez que nos enfrentamos al ser vulnerables con nosotras/os mismos y con el resto. Nos acercamos a un nivel de reflexión poco explorado, pensando nuevas posibilidades de ser. Abriendo espacios a nuestras emociones, para que encuentren una oportunidad de expresión. En este sentido, la psicoterapia, viene a ser un espacio seguro que nos permite habitar nuestra fragilidad, mostrarnos desnudas/os sin maquillaje, donde aceptamos que no existen las respuestas mágicas que tanto añoramos. Esto puede verse como algo amenazante para nuestra identidad, implica habitar nuestra intimidad, ser sinceras/os y develar nuestros autoengaños desde la observación y no desde el juicio, sin duda es un desafío.

Desde mi experiencia como paciente, sé que es intimidante, y que puede llevarnos a cuestionarnos y dudar, entrando en conflicto, ya que durante nuestra vida nos han enseñado a que necesitamos ideas fijas sobre nosotras/os. Pero, en el momento en que nos damos cuenta de que éstas no existen, nos genera un gran choque en nuestra realidad, el cual se vive como una revolución. En este momento, es importante ser amorosas/os en el diálogo interno y no caer nuevamente en sabotajes, ya que estas ideas fijas han sido fundamentales en nuestro proceso de convertirnos en persona, lo que somos hoy en día es debido a ellas, nos han permitido sentirnos seguras/os para movernos en el mundo. Sin embargo, llega un punto donde necesitamos reciclarlas, donde esas ideas ya no  responden a nuestras necesidades ni a quienes somos en el presente, esto nos puede confundir, y en ocasiones asustar

El deseo de aliviar el malestar de manera rápida puede ser peligroso y enceguecedor, ya que nos da una dirección sin proceso, una forma sin contenido, y es aquí donde vuelvo a la idea de “antídoto”. La psicoterapia no es un antídoto mágico e instantáneo que al consumir estaremos “sanadas/os” o “arregladas/os”. Ideales que estan latentes en nuestra experiencia, es fundamental ver esto como un proceso donde somos conscientes, tanto de nuestros momentos vitales como de las herramientas que disponemos. Dicho de otra manera, seríamos ilusas/os si creyéramos que podemos correr una maratón cuando apenas hemos empezado a correr por el barro. Es fundamental que estemos ancladas/os en nuestros pies, en nuestros tempos y voluntad

El deseo de aliviar el malestar de manera rápida puede ser peligroso y enceguecedor, ya que nos da una dirección sin proceso, una forma sin contenido

Como psicoterapeuta, paciente, persona, he estado motivada por una constante búsqueda que me ha permitido ir explorando distintas disciplinas para acercarme a quien soy. Ha sido un proceso de años que aún sigue latente, y seguirá, ya que cada vez que tengo una idea fija sobre quien soy se abre una nueva dimensión a observar. Confirmando que  la sanación y el trabajo psicoterapéutico es un proceso continuo e intermitente

La RAE se refiere al concepto de “sanar” como una acción de  restituir la salud perdida. Es interesante como esta noción nos invita a pensar que un otro ha de volver a poner algo que se pierde. La psicoterapia cumple un rol fundamental, en abrir un espacio para recuperar, generar espacio para aquellos elementos que estancados en nuestra experiencia, sintiéndolo como una pérdida. En la medida que la terapia abre espacios para habitarnos, nos damos forma por medio de la contemplación y resignificación, lo cual conlleva tiempo

En terapia he observado personas sedientas de saber, deseando desarrollarse, comprenderse de manera total, para así liberar aquel dolor tan íntimo que albergan y protegen, admiro esa fuerza y empeño que ponen a disposición del espacio, pero al mismo tiempo me pone en alerta, ya que el proceso de psicoterapia puede traer pasos por frustraciones importantes que pueden llegar a boicotear el proceso. Frente a esto, comparto esa sensación incómoda de que frustra el sentir que “no avanzo, y no entiendo por qué”, que “no he hecho lo suficiente”. Aquí quisiera hacer un alto, es en ese momento donde se da un punto de inflexión, una oportunidad de que algo nuevo pueda surgir, y merece la pena darle una oportunidad. Estamos tan presionadas/os en diferentes esferas de nuestra vida, que la noción de éxito-fracaso están a la orden del día en nuestros pensamientos. Tanto así, que en ocasiones hemos caído en el error de sentir que nuestros procesos personales deben responder a esa lógica, boicoteando nuestra evolución

Es aquí donde la psicoterapia es un buen espacio para esa motivación al cambio, y es sólo una parte del proceso, no existen los absolutos, no hay un método correcto, sino el cuál resuena con nuestro ser. Siento que lo hemos olvidado y es necesario tenerlo presente. La psicoterapia es un camino que requiere compromiso personal donde se invita a la toma de consciencia de nuestras luces y sombras, a transitar por ellas y contemplarlas desde un lugar seguro. La psicoterapia, es un proceso de reflexión desde el sostén de un otro, no más que eso, es un trabajo personal que no se iguala a otro que requiere espacio, más allá del espacio de terapia. Podemos encontrar, e integrar aquel trabajo, desde la aproximación con la naturaleza, el  arte, la danza, el deporte, la espiritualidad y en espacios que quizás ni siquiera puedo imaginarme. No hay ningún lugar correcto, más el que se siente como tal, y eso es un proceso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies