IV Cinefórum: “Hablemos de amor”

con 3 comentarios

El amor nos mueve, nos hace suspirar, es un motor de nuestros días, el anhelo y la búsqueda de esa persona que esté junto a ti. Cuando pensamos en ello se nos ilumina la cara, o por el contrario nos duele el corazón. ¿De qué estamos hablando cuando decimos “amor”?

La Real Academia de la Lengua Española (RAE) define al Amor como:

  1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
  2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
  3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

Hay unas cuantas definiciones más, pero si se unen las partes en negrita de las tres primeras queda algo así:

Amor es un sentimiento que partiendo de nuestra propia insuficiencia y procurando reciprocidad, nos completa y entrega a alguien.

¿Es esta la definición que queremos tener del amor? ¡A nosotras personalmente nos chirría bastante! y es por ello que nos lanzamos con esta Cuarta edición de Cinefórum en Barcelona para hablar sobre la forma en la que tenemos de hablar del amor, y poder así de-construir tantos mensajes impuestos y mitos del amor romántico.

Esta vez reflexionamos gracias a la escritora Mandy Len Catron en su charla TED “Una mejor manera de hablar sobre el amor”

“En el amor, caemos. Nos abruma, nos extasía. Ardemos de pasión. El amor nos vuelve locos y nos enferma. Nuestros corazones duelen y se parten. Hablar de amor de esta manera nos da la guía de cómo vivirlo, dice Mandy Len Catron. En esta charla, para cualquiera que se haya enamorado locamente, Catron refleja una metafora diferente de amar que puede que nos ayude a encontrar la felicidad… y con menos sufrimiento.

La mayoría quizá caiga en las redes del amor unas cuantas veces a lo largo de la vida, y esta metáfora de “caer” es de verdad la principal manera para hablar de esa experiencia. Cuando conceptualizo esta metáfora, imagino a un hombre que camina por la acera y sin darse cuenta, atraviesa una alcantarilla abierta, y simplemente cae en picado por el alcantarillado. Y me lo imagino de esta manera porque caer no es saltar. La caída es accidental, es incontrolable. Es algo que nos sucede sin nuestro consentimiento. Y esta… es la principal manera de hablar del inicio de una nueva relación.”

¿Qué palabras nos vienen a la mente cuando pensamos en el Amor?

Como siempre nos lanzamos a hacer una lluvia de idea para, antes de debatir, plasmar cuáles son las palabras asociadas automáticamente con el concepto que trabajaremos.

Viendo estas palabras podemos preguntarnos… el amor es…

¿Sufrimiento o sentirse bien?

¿Deseo o Necesidad?

¿Egoísmo o Dar?

¿Condicional o incondicional?

¿Compartir o Exigencias?

¿Desconfianza o fuerza vital?

¿Ven paradojas? Parece que tenemos cierta confusión acerca de las características del amor, dependiendo de dónde pongamos la mirada se puede evaluar como algo dañino y que acarrea sufrimiento,  y a la vez, que se puede mirar como algo deseable y que nos hace sentir bien.

Ateniendo a la etimología, la palabra amor viene del latín “amor”. Se relaciona con una raíz indoeuropea *amma– (voz infantil para llamar a la madre), presente también en el verbo latino amare (amar, dar caricias de madre). De la raíz de amare más el sufijo -or (efecto, resultado) sale amor.

Parece que la etimología corresponde más a lo que los griegos denominaban “Ágape“, un amor compasivo, atento, cuidadoso y amable que se encarga de nutrir, como el acompañamiento de un padre o una madre. Pero con el tiempo lo hemos relacionado más con el término “Eros“, la pasión, el deseo de la otra persona y la atracción. ¿En qué momento se hizo el cambio de concepto?

 

Con esta relación en lo pasional solemos hablar del amor desde un sufrimiento, ya que cuando se rompe toda la intensidad se nos queda el cuerpo hecho trizas (todo hay que decir que la intensidad es algo que no podríamos sostener tanto tiempo, como comenta Mandy Len Catron, imagínense vivir en constante activación, dopamina, mariposas en la barriga, sonrisas tontorronas, ¡nos pillaría un coche enseguida!)

La cuestión es, construimos el mundo de significado (como nos dice el constructivismo) el concepto viene de la visión de los ojos con los que lo miramos, ¿qué buscamos en el amor? ¿qué esperamos que sea?

Una cosa es la teoría, pero otra cosa es la práctica ¿cómo se puede vivir el amor sin dolor?” Comenta una participante en cuanto empezamos a cuestionarnos una forma más cuidadosa de amar, “por mucho que estés con la teoría es fácil dejarse llevar“. Muchas veces vamos por el mundo relacional con automatismos, reproduciendo los conceptos que nos han grabado a fuegos desde que empezamos a ver películas Disney, lo que nos enseñaron que era y que nunca nos paramos a cuestionar, es por esto que si nos acercamos y actuamos el amor bajo el concepto de “fluir” probablemente a donde fluiremos será hacia conductas estereotipadas, enseñadas, reproducidas en tantas películas de Hollywood con Jennifer Aniston como protagonista. El amor, por muy frío que suene, requiere pensar en todo lo que implica, requiere parar, sentir y preguntarnos ¿Es este el tipo de relación que quiero construir? ¿Son estos los acuerdos que quiero seguir o prefiero otros? ¿estoy bien con esta idea?… 

En la charla se comenta que el amor es una obra de arte colaborativa, la vamos esculpiendo entre las personas que se estén vinculado (y no voy aquí a dar por supuesto de que estamos hablando de parejas, se puede esculpir entre amigues, entre familiares, entre compañerxs de trabajo…). El amor se crea, y a la vez que esculpimos en colaboración lo que queremos que sea en esta relación, nos vamos esculpiendo a cada persona, al yo, al tu y al nosotrxs como comenta la psicóloga Carmen Campo en su libro “Sobrevivir a la pareja, problemas y soluciones“. Al esculpir habría que preguntarse:

¿Qué necesito del amor? ¿qué es para mi amar? ¿es genuino o estoy tapando algo?
¿Cómo ama la persona que tengo enfrente? ¿Tenemos el mismo proyecto en mente?
¿Nos cuidamos y respetamos sin imponer?

Vivimos el amor desde la sensación de ganancia o de pérdida, si lo tienes es ganancia y éxito, si lo pierdes entonces se vive como un fracaso, como que algo te pasa o algo tienes mal por no tener pareja“. Con esta gran aportación por parte de otra compañera damos un giro en el debate, nuestro papel en la sociedad y las etiquetas culturales asociadas, generalmente a la monogamia. 

Piensen en las siguientes frases “la loca de los gatos”, “solterona”, “te vas a quedar para vestir santos”, “Se te pasa el arroz”, “y tú ¿para cuando?” “Es hora de que sientes la cabeza”... ¿Verdad que da la sensación de que no estar “enamoradx” o saliendo con alguien está mal? como si fuera el único objetivo vital que debemos tener. Está claro que bajo estos imperativos el hecho de no tener el amor (así en singular, porque es el que se espera que tengamos, el patrón que debemos obedecer y ejecutar) es un fracaso absoluto como seres humanxs. ¡Que amor tan cruel!.

Hagamos redes afectivas, construyamos desde la ética de los cuidados, desde amores que sean responsables con las personas amadas y con las que aman. Pongamos el foco tanto en nuestras relaciones sexo-afectivas/románticas como en el resto de relaciones, abracemos a amigxs, dediquémosle tiempo a nuestros familiares, hazte cargo de amar a tu propia persona, ¡comprale una latita “gold” al gato!

El amor implica una gran responsabilidad hacia ti mismx y hacia los demás, se mezclan conceptos interrelacionados como son la atención, el cuidado, el respeto mutuo, la admiración, la confianza, el afecto, el crecimiento personal, el tiempo, el placer… La suma de todos estos factores, conceptos y tantos otros creará tantas definiciones de amor como personas que lo vivan.

“Este concepto final implica un pacto en el que no mucha gente está dispuesta”, comenta otra participante, las personas se asustan ante planteamientos conceptuales distintos, ante otras definiciones, es como si nos miraran con cara rara “uau esto de una obra de arte colaborativa, ¿de qué vas?, que rarx eres…“. La gente no está acostumbrada a plantearse las cosas desde otra perspectiva más allá de la impuesta, es por eso que al proponer modelos alternativos se puede llegar a vivir con cierto estigma y rechazo, nos topamos con relaciones en donde, cuando desde el minuto 1 necesitamos un pacto bien comprendido y establecido, se asustan y nos rechazan. Este activismo no es fácil, pero es muy necesario.

¿Dónde surge el problema en el amor? 

Volviendo desde la óptica del sufrimiento, Nuria plantea esta cuestión en el debate. Estamos todo el rato hablando de que duele, de que nos hace mal o sufrimos… ¿Dónde surge el problema?

  • De la decepción por crearnos muchas expectativas y poner tener una idealización de lo que nos gustaría que fuera.
  • Una ilusión que se desmonta.
  • El auto-abandono (por priorizar a la otra persona)
  • Porque no nos han enseñado a amarnos a nosotrxs y vamos pendiente de que nos llegue el amor de fuera.
  • La ruptura de tus planes de futuro, del proyecto vital. Aunque esto ocurra con todo y no solo con una relación: con el trabajo, con la enfermedad de un familiar (no te lo esperas, llega y te cambia tu proyecto vital)

El significado del amor es cultural, algo construido y aprendido a través de diferentes medios; de la educación de nuestros padres, de nuestras amistades, de la religión imperante, de las películas, de los libros, etc. El dolor en el amor surge por todo esto que nos han construido y enseñado: que tenemos que entregarnos a la otra persona, que un proyecto vital no es viable sin alguien al lado, que tiene que ser grande, enorme, con unas idealizaciones por las nubes… 

Como última conclusión, propusimos otras definiciones del amor (más allá del “sin ti no soy nada” de Amaral) para poder pensarlo distinto:

Amar debe ser una acción y no un sentimiento, y ello nos lleva a tomar una responsabilidad, implica una voluntad, no define el amor como algo instintivo o involuntario. El amor implica elección de amar. Bell Hooks

 

“El amor auténtico debería basarse en el reconocimiento recíproco de dos libertades, cada uno de los amantes se viviría como sí mismo y como otro; ninguno renunciaría a su transcendencia, ninguno se mutilaría, ambos desvelarían juntos unos valores y unos fines.” El segundo sexo. Simone de Beauvoir

 

“El amor de pareja sano es acompañar a la otra persona al encuentro consigo misma” Alfredo Canevaro

 

 

El tiempo se nos acababa y ¡Aún nos quedaba hablar sobre los mitos del amor romántico! Tendremos que hacer un Cinefórum “Hablemos de amor 2” para poder continuar con esta de-construcción.

¿Quieres participar en nuestro próximo Cinefórum? ¡No te pierdas nuestra próxima convocatoria!

3 Respuestas

  1. […] hemos propuesto deconstruir este concepto en varios espacios, uno de ellos fue en el IV Cinefòrum sobre el amor, realizado en Diciembre, en el que visualizamos la charla TED de Mandy Len Catron “Una mejor […]

  2. […] Poliamor es una palabra híbrida: viene del sufijo Griego poly- que significa “muchos” o “múltiples” y del Latín -amor . […]

  3. […] solamente, se expresa de una sola manera y lo tenemos asociado a unos conceptos en concreto. En el IV Cinefórum “Hablemos de Amor” vimos como cada persona le venía a la mente palabras diferentes, las cuáles conllevan unos […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies