III Cinefórum: “Serie de cortos sobre la Autoestima”

con No hay comentarios

La autoestima es la opinión que tenemos acerca de quiénes somos, y cómo evaluamos esta opinión vendrá en función de si somos adecuados y adecuadas o no dentro de nuestros estándares de valor, es decir, las cualidades que consideramos importantes para ser “algo/alguien” importante. Por tanto, cuando hablamos de autoestima hablamos de la capacidad que tenemos de valorarnos, y para esto, la capacidad que tenemos de conocernos, aceptarnos y de amarnos.

¿Cuál es la autoestima “correcta”?

Esta es una de las preguntas que nos hicimos en nuestra tercera edición de Cinefórum. Esta vez vinimos con un tema del que se habla bastante, pero quizás no con la suficiente profundidad, y estuvo saliendo en varias ocasiones en el debate de la anterior edición acerca de la vulnerabilidad.

Esta vez, nos lanzamos a visualizar una serie de cortos relacionados con la autoestima para plantearnos el siguiente debate

“Alta o baja autoestima…¿Cuál es nuestra SANA autoestima? ¿Cómo es la autoestima? ¿En qué se fundamenta?”

En este debate tocamos bastantes temas sobre los que hablamos ampliamente en el artículo “Tener una sana Autoestima. El dato más interesante del debate se centró en la parte construida de la autoestima. Cuando nacemos, somos como una Tábula rasa (Como decía Aristóteles) una tablilla en blanco, nacemos con la mente «vacía», es decir sin cualidades innatas, de modo que todos los conocimientos y habilidades de cada ser humano son exclusivamente fruto del aprendizaje, a través de sus experiencias y sus percepciones, así como la percepción que tenemos sobre quiénes somos y el valor que le damos a ello.

La autoestima por tanto es algo que se crea, se construye y es totalmente relativo, depende de quién eres, tu carácter, en qué entorno estás, tu religión, tus costumbres, tus valores familiares… La sociedad suele darnos el mensaje que para ser alguien querible, para ser alguien válido hay que cumplir con una serie de cualidades “para quererse hay que ser de una determinada manera” y es aquí cuando introducimos la autoestima sana, no hay que ser como nos dicen que tenemos que ser, hay que buscar la comodidad en la coherencia de quiénes queremos ser y de qué forma queremos amarnos .

Dato curioso que nos compartieron en el Cinefórum: En publicidad no salen personas con gafas por lo general, solo aparecen cuando hay que anunciar algo relacionado con alguna óptica o con gafas de sol. ¿Qué conclusión podemos sacar? La normatividad dice que una persona tiene “una vista normal” y por tanto no deberá usar gafas… pero la realidad, la normalidad de muchas personas es que su vista es diferente, y necesita gafas para determinados momentos (o siempre). Este ejemplo es un claro ejemplo de cómo nos muestran una persona “estándar” que tenemos que ser.

La Autoestima, así como es algo creado, no es algo estático, al contrario, es dinámica, flexible, evoluciona a la vez que vamos evolucionando en nuestro crecimiento y auto-descubrimiento. Y tampoco es global, tenemos diferentes áreas de identidad en donde podemos sentirnos con más validez o con menos apreciación. Por ejemplo: yo me puedo considerar muy buena trabajadora y me tengo en gran estima con todos los proyectos que desarrollo, pero en cambio en cuestión de mi identidad como pareja, me critico mucho, me exijo siempre más y no soy capaz de aceptar mis vulnerabilidades ni de tenerme en estima en esta área.

Algunos elementos de la autoestima

Surge una especie de acuerdo entre las personas participantes en el Cinefórum en lo relativo a “la sombra“, en muchas personas identificamos esa voz, esa consciencia que “da por saco“, la “mosca cojonera“, el látigo, el juez, el pepito grillo que nos dice “no lo conseguirás” y más términos que fueron saliendo. Todo esto tiene un nombre: Nuestro diálogo interno, y muchas veces en lugar de comportarse como un acompañante en nuestro día a día y en nuestros retos, se comporta como un gran enemigx.

Ocurre que incluso a veces no está en nuestra cabeza, sino que se materializa en comentarios de tus amigos y amigas, familiares, profesores, compañerxs de trabajo, que te dicen “no lo conseguirás” y terminas confirmando y dándole la razón a esa voz que estaba dentro de ti, lo que me digo.

Caemos en una trampa, le damos más la razón a lo negativo que cuando nos dicen algo positivova, que si puedes” es como si eso se apagara, como si se bajara el volumen, el diálogo interno negativo tiene más poder de oratoria y convicción.

¿Por qué ocurre esto?. Un comentario negativo simplemente confirma lo que opinamos de nosotrxs mismxs, un comentario positivo al contrario puede ser que entre en conflicto con esta mala imagen, ya que son opuestas, por lo que al no cuadrar con nuestros esquemas no lo asimilamos tan bien y tendemos a negarlo. No nos cuadra con la identidad que tenemos creada de quién soy.

La máscara es otro elemento de los cortos en los que identificamos en este grupo, esta máscara es la defensa que nos ponemos, es una herramienta. Creamos un personaje que te da más valor y así escondes la vulnerabilidad, nuestros miedos, lo que nos da vergüenza ya que creemos que no será adecuado. 

Una máscara muy común es la de demostrar que bien estoy en Facebook: es como si nos diera un chute de autoestima cuando nos dan like, por un lado conseguimos valoración externa y por otro lado nos da la sensación de que nos estamos acercando más a nuestro ideal (mostramos nuestro ideal, nos vemos bien). La valoración es útil y es necesaria cuando mi auto concepto es bajo, necesito la validación de fuera porque no hay validación de dentro.

¡Cuidado con las trampas relacionales! Nos comparamos con la gente que nos rodea, pero con su máscara de seguridad, con su personaje (que esconde su vulnerabilidad), esta comparación por lo general tira a dar un resultado negativo, nos sentimos inferior en y reforzamos o nos ponemos otra máscara para ocultar nuestra inseguridad, ¡que usará esta persona para compararse contigo!

¿Cuánto lío no? En lugar de máscaras, ¿por qué no intentamos mostrarnos tal y como somos?

Las 7 “Aes” de la autoestima

En nuestro taller de Autoestima en Barcelona nos gusta enfocarnos y trabajar sobre las 7 Aes de Bonet (1997), según este autor la autoestima está compuesta por:

  • Auto-conocimiento: Conocer quién somos.
  • Auto-reconocimiento: Todo lo que hay en el anterior, tanto lo que valoramos como positivo como lo que valoramos como negativo. En función de este reconocimieto se pueden:
    • Auto-valorar (autovaloración) los aspectos positivos, algo que nos cuesta muchísimo en cada taller.
    • Auto-aceptar (autoaceptación) los aspectos por mejorar, nuestras vulnerabilidades.
  • Auto-crítica constructiva: acompañarnos el proceso de mejorar lo que no nos gusta desde una construcción, no desde una destrucción
  • Apertura: Permitirnos dedicarnos a explorar, a conocer, a flexibilizar y salir de esquemas rígidos y autoimpuestos.
  • Para ello es necesario la auto-confianza, predicción realista y puntual de que se tienen los recursos necesarios para hacer frente a una situación concreta. La auto-confianza se trata de atreverse a ser, reforzar la convicción de tener aptitudes que permitan enfrentarse a la vida y aceptar las aptitudes o habilidades que nos falten para lograr un objetivo de forma constructiva.

 

¿Quieres participar en los debates del Cinefórum? ¡No te pierdas nuestra próxima convocatoria!

Cinefórum: Hablemos de amor

 

 

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies